OFIDIOLOGÍA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

©ETREC Venezuela - 2006 - 2009 - Todos los derechos reservados.

 

 

Imprimir

 

ORIGEN

Los Ofidios o Serpientes son animales que pertenecen al Fila (Phyla) de los Cordados (Chordata), es decir, poseen cuerda dorsal y simetría bilateral.

Forman parte del Grupo de los Vertebrados (Vertebrata) por tener un endoesqueleto y un cráneo que envuelve al encéfalo.

Están ubicadas en la Clase de los Reptiles (Reptilia) , por tener un corazón con tres cavidades , respiración pulmonar y temperatura corporal variable (poiquilotermos) y se les ha incluido dentro del Orden de los Escamosos (Squamata), porque tienen el cuerpo totalmente recubierto de escamas epidérmicas.

El Suborden de las Serpientes se caracteriza por la presencia de un esqueleto formado por un cráneo, una larga columna vertebral, costillas flotantes, ausencia de esternón; piel con escamas epidérmicas y, en algunas familias, rudimentos de pelvis y de miembros posteriores.

Los ofidios se diferencian fácilmente de algunos lagartos y anfibios ápodos, por la siguiente combinación de caracteres:

 

DIMENSIONES

El tamaño de las serpientes varía notablemente según la familia y especie a la cual pertenezcan.

Algunas son muy pequeñas y no llegan a medir más de diez a quince centímetros en estado adulto; en cambio, los grandes pitones afroasiáticos y las boas y anacondas suramericanas pueden alcanzar hasta unos doce metros. Sin embargo, resulta erróneo hablar de serpientes de quince o más metros.

 

PIEL, ESCAMACIÓN Y MUDA

Las serpientes tienen la piel distensible y recubierta totalmente por escamas córneas epidérmicas.

La escamación cumple una función protectora del cuerpo de estos animales, que se encuentran constantemente expuestos al roce con las irregularidades del terreno y de la vegetación.

Estas poseen una fina cubierta epidérmica, transparente, que se continua en la verdadera piel y constituye así una tenue red llamada "estrato córneo", la cual es reemplazada periódicamente y, de una vez, por una nueva.

La muda es un proceso crítico relacionado con las glándulas endocrinas del reptil.

Algunas especies pueden llegar a mudar hasta ocho veces por año, mientras que otras lo hacen apenas cada año.

Durante la muda, el reptil se despoja de una camisa transparente, restregando el hocico y el resto del cuerpo contra las rocas y troncos de árboles .

La capa epidérmica se va desenfundando al revés, hasta desprenderse totalmente como una capa diáfana, que viene a ser una copia fiel e incolora de toda la escamación y los diseños corporales de la serpiente.

La escamación de las serpientes de Venezuela es de dos tipos específicos, las escamas lisas y las escamas con carena.

Las escamas lisas se presentan una al lado de la otra, dando el aspecto de que toda la serpiente es lisa y brillante. Este tipo de escamación se encuentra en todas las serpientes inofensivas (no ponzoñosas) y además en una sola especie ponzoñosa como es la Coral ( Micrurus ).

Las escamas con carena están superpuestas una sobre la otra, dándole a la serpiente un aspecto de piel rugosa y opaca. Este tipo de escamación se encuentra solamente en las serpientes ponzoñosas de la familia Viperidae, entre las que se encuentran las cascabeles, las mapanares y las cuaimas piñas.

 

COLORACIÓN

Las culebras exhiben diseños muy variados. Muchas tienen colores uniformes, mientras que otras pueden tener líneas longitudinales, anillos o manchas regulares o irregulares.

En la mayoría de las especies de ofidios la coloración confiere cierta protección al animal, lo cual les permite ocultarse de sus enemigos naturales y les facilita la obtención del alimento.

Generalmente las serpientes presentan colores similares al medio en donde viven (homocromía), pero también pueden tener una combinación de forma y colores parecidos al hábitat (homotipia). Un ejemplo claro de esto último lo constituye una culebra inofensiva llamada "Bejuca" (Oxybelis aeneus), que se confunde muy bien con las ramas secas de los arbustos donde vive.

En otros casos hay mimetismo, el cual permite que una especie inofensiva presente un gran parecido con otras especies peligrosas.

 

ALIMENTACIÓN

Las serpientes tienen costumbres alimenticias muy variadas. En su mayoría son carnívoras, pero algunas especies con hábitos subterráneos pueden alimentarse de termitas, larvas y otros insectos.

Los ofidios tienen como presa más frecuente a los pequeños roedores (ratones, conejos, etc.), pero se alimentan también de lagartijas, ranas, otras serpientes, pájaros, moluscos, huevos y peces.

 

MOVIMIENTOS

Las serpientes están en capacidad de deslizarse, saltar, nadar, sumergirse en agua o arena y escalar planos inclinados casi verticales.

La reptación la efectúan mediante cuatro tipos de movimientos y su progresión se facilita, sobre todo, por la flexibilidad de la columna vertebral.

Las costillas y las escamas ventrales, conectadas por músculos, contribuyen a la sincronización de la locomoción.

Los movimientos que pueden observarse en los ofidios son: ondulatorio horizontal alternativo, progresión rectilínea por movimientos de las escamas ventrales, locomoción mixta (conjugación de los tipos precedentes) y desplazamiento sinuoso en forma de hélice, realizado en la arena.

La velocidad máxima que puede desarrollar una serpiente es muy variable, pero no sobrepasa unos 7 kilómetros por hora, aunque pueden cubrir distancias cortas a mayor velocidad.

 

ENEMIGOS DE LAS SERPIENTES

Los ofidios tienen numerosos enemigos naturales, entre los cuales se cuentan las aves de rapiña, algunos mamíferos como el mapurite, rabipelados, cachicamos o armadillos y los gatos domésticos y salvajes.

Los enemigos más singulares de las serpientes son, sin embargo, las llamadas culebras ofiófagas, que se alimentan de otras, tanto venenosas como inofensivas; ellas poseen inmunidad natural frente a los venenos de las serpientes ponzoñosas, que ingieren como alimento.

 

 Atrás